Ca Na Martina. Una playa muy ambientada

ca na martina

ca na martina

Ca Na Martina

Proseguimos por la costa de Santa Eulalia y llegamos hasta la playa de Ca Na Martina. Es la más larga de las vistas hasta ahora y, desde luego, la más animada.  Vamos a tener más de cien metros de una playa muy ancha. Acostumbrados a las pequeñas calas incluso puede extrañar tanta arena.

Bienvenidos a Ca Na Martina

El acceso lo vamos a poder realizar por  la carretera a Es Canar, tomando el mismo desvío que nos lleva hasta S’Argamassa. Debido a la afluencia de público, podríamos tener algún problema para aparcar el coche. No te preocupes. Podemos encontrar aparcamiento en los tres accesos a la playa, al principio, a mitad y al final. Esta última zona coincide con un pinar dónde podremos disfrutar del bosque bajo mediterráneo. Si aun así nos cuesta aparcar, siempre nos queda aparcar en S’Argamassa y caminar unos cien metros.

Actividades en Ca Na Martina

Si analizamos la playa desde la esquina más al oeste, podemos empezar por un chiringuito tras una hilera de hamacas. Un lugar perfecto si no tenemos intenciones de movernos mucho. A partir de aquí la actividad se vuelve un tanto frenética. Hidropedales, atracciones acuáticas y velas. Así como lo oyes. Uno de los centros más grandes de Kitesurf despliega todo el velamen sobre la arena. Es imposible no curiosear. A continuación un último chiringuito. Estamos en pleno invierno y no hay quien encuentre una mesa. El aparcamiento de esta zona está a rebosar y la gente llega andando desde las casas vecinas a pasar la tarde. Ya podéis imaginaros como se pone en verano.

Senderismo por la costa

A partir de aquí la costa se vuelve a levantar. Después de visitar S’Argamassa, Cala Pada y Niu Blau la costa invita a seguir paseando. Pero ten cuidado porque después de Ca Na Martina los senderos se vuelven peligrosos en algunos tramos. Además la siguiente parada, Es Canar, se encuentra bastante alejada. Recuerda que puedes encontrar más información de Ca Na Martina en su ficha.