Hotel Ibiza. Consejos

Consejos para un hotel en Ibiza

 

Consejos para un hotel en IbizaRecuerdan el anuncio de los chicos que llegan al pueblo y les pregunta el cabrero: “¿Eso qué es?” Y responden ellos con ganas de cachondeo “Un móvil abuelo” Y el cabrero les responde, “No hijo. Esto (y le saca uno de última generación) es un móvil”. ¿Recuerdan la cara de los chicos? Pues es exactamente la misma cara que se les va a quedar si llegan más espabilados de la cuenta a su hotel. Ibiza otra cosa no tendrá, pero gente acostumbrada a tratar con el más listo de los turistas, de eso, anda llena. Para que no peque de bueno, ni de malo, le ofrecemos una serie de consejos esperando que haga caso a alguno.

Realice su entrada al hotel a la hora que se le indica. Si va a llegar más tarde, avise por teléfono. Lleve el número apuntado por si las moscas. Una reserva ya ocupada no es ninguna novedad en Ibiza.

Asegúrese de los servicios gratuitos que ofrece su hotel. No sería la primera vez que escuchamos cobrar cincuenta euros por noche por el alquiler del mando del aire acondicionado.

Algunos hoteles le permiten conectarse a su WIFI. Pero muchos otros cobran una cuota exagerada por la conexión. Muchos locales ofrecen conexión a internet gratuita mientras consume.

Compruebe que puede desplazarse sin tener que depender de nadie. Un hotel con una parada de autobús cercana no le asegura un desplazamiento diario ni a todas horas.

No reserve su vehículo en el hotel. Hágalo con una compañía especializada. Le saldrá más barato.

No deje objetos de valor en las habitaciones, ni siquiera si va a bajar a la piscina. En los hoteles no sólo se alojan turistas, también gente que vive de lo ajeno y pueden estar en la habitación de al lado.

No deje nada tirado por el suelo, o debajo de las sábanas y almohadas. La limpieza de su habitación no implica la recogida y colocación de sus ropa. Es más probable que termine perdiendo algo.

Si deja propina el primer día a las camareras de piso, les puede parecer hasta simpático. Si le pareció bueno su trabajo al dejar su alojamiento, recuerde agradecérselo.

Compruebe los precios de los artículos de las mini neveras. Si está de acuerdo, consúmalos. Sino, ni se acerque.

Solicite la hoja de reclamaciones si no encontró algo como debiera estar. Al volver de sus vacaciones, deje sus impresiones sobre el hotel en nuestra web. El próximo turista que venga a Ibiza se lo agradecerá.