Ibiza Yates de lujo. Alquiler en Ibiza de yates

Yates de lujo

Como cada verano, durante las fiestas del mes de agosto, la visita nocturna al puerto de Ibiza se hace indispensable. Viejos conocidos y muchas novedades, como siempre, se dan cita en los amarres más exclusivos del puerto. Limusinas y coches de lujos empequeñecen ante el asombro de los viandantes. Los grandes yates de lujo hacen acto de presencia. Ante tamaña demostración de glamour uno sólo puede sacar la cámara y esconder la envidia.  “Además, a mí no me gustaría tener que andar descalzo por la cubierta de un barco…” Bueno, a lo mejor si es en uno de estos yates de lujo, no molesta tanto.

Novedades en el puerto de Ibiza

Este año brillaba con luz propia Baboom. Un velero espectacular que no dejaba indiferente a nadie.  De casco blanco impecable, sus barandillas y remates en madera invitaban a pasear por su cubierta. Invitación que pocos podrán tener.
Viejos conocidos como el yate Rubeccan volvían a servir de fondo a la foto de los turistas. Cuesta resistirse cuando la oscuridad de las aguas contrasta de manera tan delicada con la cuidada iluminación de estos barcos. La presencia de nuevo de un “antiguo” yate de cascarón negro, donde apenas se divisa las antiguas letras que le daban nombre vuelve a ser el centro de los comentarios. Para unos un barco extraño, misterioso. Para otros un devorador de millas.

Yate de lujo

El máximo exponente de los yates de lujo

Pero si por algo merece la pena llegar hasta el final del embarcadero, es para ver de nuevo, como cada año, a Lady Lola. El ver sus tres cubiertas,  sus cientos de focos, su cabina acristalada es todo un lujo. La compuerta trasera que alberga las motos acuáticas no resulta menos llamativa. Pero contemplar cómo, abriéndose hueco entre el resto, las luces bajo el casco lo envuelven en una magia ante la que todos quedan boquiabiertos, eso, no tiene precio. Casi como el propio yate, donde la exclusividad es sólo un detalle más.
Terminado nuestro recorrido, nos acercamos de vuelta a la mundanal civilización, con los pies un tanto cansados. Por tres euros y medio pillamos un ferry que nos lleva desde el puerto de Ibiza a Figueretas. No son yates de lujo ni  tienen tanto glamour, pero se agradece que nos deje casi en la puerta de casa. Pero si nos parece insuficiente, también podemos alquilar un yate en Ibiza desde nuestra web.