Playas de Can Martina Ibiza.

Playas de Can Martina Ibiza

Playas de Can Martina Ibiza

Una vez pasamos el mal trago de la “playa” de S’Argamassa, continuamos nuestro viaje por la costa con la zona adyacente, esta vez sí, la PLAYA de Can Martina. Este rincón acogedor, lleno de servicios y con todos los ingredientes que podíamos esperar de un gran tramo costero

Como llegar a una de las playas de Ibiza más desconocidas.

Aunque nuestro recorrido lo hicimos a pie a través de la costa, llegar directamente es mucho más sencillo de lo que parece. Tomaremos la carretera que parte de Santa Eulalia a Es Canar. Al llegar a una arboleda tomaremos el segundo desvío a la derecha,  en dirección a S’Argamassa, pero esta vez, en el siguiente cruce a pocos metros, la carretera a la izquierda. Seguiremos el camino recto hasta que dejemos atrás una curva a la izquierda. Tomamos de nuevo el primer desvío a la izquierda y continuamos todo recto hasta el final. Si os parece complicado podéis consultar este mapa., donde también tenéis más información sobre los autobuses y alojamientos.

Que encontraremos en la playa de Can Martina

Pues una de la playas más completas en cuanto a servicios, sin perder ni por un momento el encanto de los parajes naturales que la costa ibicenca ofrece. Ya no hablamos de los deportes náuticos que puede practicar. La playa cuenta con una escuela y la equipación necesaria para navegar con catamarán, hacer un poco de surf o realizar excusiones con canoa. Es el encanto que producen los chiringuitos perfectamente distribuidos e integrados a lo largo del tramo costero.
La playa es familiar, perfecta para el disfrute de los niños. Casi diríamos que se hizo pensando en ellos. El paraje es puramente natural, con grandes arboledas rodeando la zona arenosa, bastante ancha. La pendiente de la zona de baño es suave, alcanzando los dos metros en la zona balizada, apta para el baño. Quizás demasiadas hamacas, pero eso nos asegura el poder pilla una. Al fondo nos quedan pequeños islotes, perfectos para dar un paseo en alguna pequeña embarcación.  La playa de Can Martina termina con unos pequeños varaderos de pescadores, lugares ideales para los que no gustan de la arena.
Y es que Can Martina es uno de esos lugares remotos que sólo disfrutan algunos guiris y los residentes que conocen la zona.