Playa d´en Bossa en Ibiza

Playa d’en Bossa en Ibiza.

Playa d´en Bossa en Ibiza

Si hay una playa dedicada por entero a la diversión y el ambiente juvenil, no cabe la duda. Playa d’en Bossa reúne todos los requisitos para ser nombrada como la playa con más ambiente de Ibiza.

Como llegar a Playa d’en Bossa.

Esta playa tiene una peculiaridad respecto al resto de playas y calas de la isla. Con sus dos kilómetros de extensión, es compartida por los municipios de Ibiza y Sant Josep. Esto no debería ser mayor problema, sino fuese por las distintas legislaciones que existen en Ibiza. Y lo más curioso, es que en función de la zona de la playa en la que estemos, el ambiente será totalmente distinto. Pero bueno, son dos kilómetros, hay sitio par todos.

Si comenzamos por el extremo perteneciente a la ciudad de Ibiza, encontraremos un tranquilo paseo junto al mar. Restaurantes variopintos en los que podremos comer y casi meter los pies en el agua. El ambiente en esta zona es bastante tranquilo, con turistas y residentes compartiendo la fina arena de Playa d’en Bossa. Los alojamientos y servicios más exquisitos hacen acto de presencia.

La más ambientada de las playas de Ibiza

Conforme avanzamos, y nos pasa algún que otro corredor playero, empezamos a oír la música de fondo.  La gente se empieza a poner de pie y a bailar junto a uno de los chiringuitos. No hay duda. Estamos en el municipio de Sant Josep. No hay carteles ni falta que les hace.

Empiezan a aparecer las primeras camisetas mojadas y gente posando para hacerse la foto de recuerdo. Podrán decir que estuvieron en Bora Bora. Continuamos avanzando por Playa d’en Bossa y la música va cambiando por un tranquilo ChillOut.

El ruido de alguna embarcación a la que va pegada uno de esos flotadores enormes donde la gente va dando tumbos corta el run run de las olas. El público que contempla el espectáculo ha cambiado. Hemos alcanzado la entrada del chiringito Nassau. Un ambiente chic junto a uno de los tenderetes para el uso de personas con movilidad reducida mejor preparados que hemos visto en Ibiza. Un contraste curioso para acercarnos a la Torre de Sal Rossa, el final de Playa d’en Bossa. El parque natural de Ses Salines está a la vuelta de la esquina. Eso será otro día. Yo me voy a bailar un rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.