Playa de Cala Salada y Cala Saladeta: Una de las mejores playas de Europa

Playa de Cala Salada es un rincón encantador en una cala única. No te la puedes perder

Cala Salada

Hay lugares en esta isla que no dejan de sorprender incluso a quienes llevamos años disfrutando de Ibiza. Más por cuestiones de trabajo que por puro placer, visité Cala Salada tras una buena comida en Sant Antoni.

Salimos del pueblo en dirección a Santa Inés, hacia el norte. No tiene mucha pérdida pues si llegas desde Ibiza, simplemente tienes que continuar bordeando el pueblo a través de las rotondas que se encuentran, a pares, antes de llegar al pueblo. Si te encuentras ya dentro, sigue las indiciaciones hasta el centro de salud, y una vez llegas a la rotonda donde se encuentran las indicaciones de Cala Gració y Cala Gracioneta, toma el desvío que indica Punta Galera o Santa Inés.A la derecha dejamos el velódromo de Sant Antoni,  y a unos dos kilómetros encontramos un desvío a la izquierda, justo antes de que la carretera se perdiese en una curva, donde se encuentra un cartel indicativo.

A partir de aquí, empecé a desear que fuera lo que fuera a ver, mereciese lo suficiente la pena, pues la bajada a la playa esta llena de pendientes muy pronunciadas con unas enormes curvas que en ocasiones se bifurcan para dar acceso a las casas que se encuentran dentro de la cala. Para no dar marcha atrás decidimos tomar siempre la dirección que tenía más pendiente, y acertamos. Al final del camino empezamos a ver coches aparcados a ambos lados de la carretera, que iba desapareciendo para dar paso a la arena. No hay mucho aparcamiento la verdad, aunque tampoco mucha gente.

Servicios Adicionales

Sombrillas




Hamacas

Zona Baño

Restaurante

Piragua

Accesible

Cala Salada, Un paraíso en Ibiza

Nada más acceder a la playa encontramos un puesto de la cruz roja, aunque ya os aviso que no tienen biodramina para el camino de vuelta. Miré a la izquierda, justo por encima de la sombrilla y vi lo que me pareció un pequeño chiringuito. Necesitaba refrescarme. Entre la comida y el viajecito tenía la boca seca. Empecé a dirigirme hacia la terraza cuando vi que el fondo del chiringuito parecía una pared natural. Y tan natural. La pared de la cala se elevaba en un talud que me pareció gigantesco. Entonces caí en la cuenta de que aún no había visto la playa, sólo la arena gruesa que iba pisando. Al girar la vista comprobé que la pared vertical era en realidad un talud que se perdía en el mar a unos cien metros de forma brusca.

La playa era pequeña de unos cincuenta metros, y terminaba en una plataforma artificial, de aguas transparentes. Ví una barca a los pies de la plataforma y un artilugio de madera colocado a los pies de una roca. Al otro extremo de la cala cerraba una zona de salientes con un pequeño islote donde amarraban un par de embarcaciones. Pedí que me trajeran una botella de agua, agarré la cámara de fotos y me volví a investigar aquella zona.
Al llegar a la plataforma, que debía servir de embarcadero, comprobé que el agua tenía un color turquesa. La gente se bañaba a unos veinte metros de la orilla sobre unas colchonetas. La vegetación era escasa en la orilla, pero crecía en abundancia a unos diez metros, entre zonas arenosas de poca profundidad. A un par de metros vi a unos turistas ascender por aquel artilugio. Era una escalera de madera endiabladamente estrecha y empinada, aunque visto el terreno, bastante rocoso y abrupto, casi parecía la única opción de cruzar al otro extremo de la cala. Eso, o coger de nuevo el coche. Como esto último no me motivaba, decidí atarme bien la cámara y cruzar.

LLegando a Cala Saladeta

Allí me esperaba Cala Saladeta, otra pequeña playa con casetas de pescadores y unos treinta metros de anchura, de aspecto muy similar a Cala Salada. Como la travesía a pie me parecía algo arriesgada, pensé que sería mucho más práctico buscar una llegada a través de la carretera. Pero entonces, ¿para qué estaba pasando la gente por una zona tan estrecha y arriesgada? Pues porque entre Cala Salada y Cala Saladeta existen unas cuantas playas de dimensiones muy reducidas, solitarias, donde sólo puede molestarte la escasa gente que va pasando de una playa a otra buscando la misma tranquilidad que tú, en el más aislado de los parajes, con un viento que apenas sopla y donde el chiringuito (¿Y mi agua?) que más bien es un espléndido restaurante y el puesto de la cruz roja delante de las hamacas son el único vestigio de civilización.

La vuelta fue mucho más tranquila, sobre todo teniendo en cuenta que era cuesta arriba. Si alguno tiene pensamientos de hacer el recorrido en bicicleta, ya puede estar en muy buena forma. Al llegar a una segunda glorieta, la primera si accedemos a la playa, observamos que la carretera se adentraba en dirección al mar, y era demasiado larga y en buen estado como para ser el acceso a alguna casa aislada. La curiosidad nos pudo y seguimos camino abajo de nuevo, aunque esta vez la carretera era mucho más recta y menos pronunciada.

Al llegar al final del camino estábamos demasiado alto como para encontrarnos en una playa, así que, sólo quedaba una opción. Ibiza está llena de calas que no podréis ver en ningún mapa, algunas sólo puedes llegar en barco, y otras, no disponen de servicios mínimos como para ser considerados playas, pero son lugares apartados, de difícil acceso y con un encanto sobrecogedor. Al bajar del coche comprobamos que estábamos sobre un precipicio de unos cincuenta metros, con una impresionante vista de Cala Salada al fondo, donde se podía apreciar todo su encanto.

Si la vista era espectacular, la sorpresa vino cuando miramos hacia la cala. En apenas unos veinte metros se alineaban las casetas de pescadores. El resto, un paraíso virgen y solitario, donde únicamente te acompaña el eco de tus pasos.

No hay autobuses que lleguen a Cala Salada por lo que te recomendamos llegar en coche hasta esta playa. Puedes encontrar ofertas en nuestro buscador de alquiler en Ibiza

Otras playas cercanas a Playa de Cala Salada

Cala Gracioneta

Cala Gracioneta A 2 Km

La playa de Cala Gracióneta pertenece al municipio de Sant Antoni y se encuentra casi dentro del núcleo úrbano.

Cala Gracio

Cala Gració A 2 Km

El acceso a Cala Gració se puede hacer paseando o en vehículo, para lo cual habremos de localizar la rotonda situada en la parte más alta del centro urbano, a la que podremos llegar siguiendo las indicaciones hacia el centro de salud.

Caló des Moro

Caló des Moro A 3 Km

Playa de Caló des Moro, en Sant Antoni, es uno de esos lugares en los que si nos ceñimos a la definición de playa, podemos decir que efectivamente, es una playa.

sa cova des vi

Sa Cova des Ví A 1452 metros

Situado al norte de Sant Antoni, a continuación de la playa de Cala Salada, se encuentra Sa Cova des Ví.

capilla subterranea de santa ines

Capilla subterránea de Santa Inés A 2 Km

Uno de los elementos arquitectónicos que más trabajo nos ha costado visitar es la capilla subterránea de Santa Agnés.

Iglesia de San Antonio

Iglesia de Sant Antoni A 3 Km

Está situada a pocos metros del puerto, pudiendo accederse a ella desde el paseo marítimo a la entrada del pueblo.

Localidades en los alrededores de Playa de Cala Salada

Iglesia de San Antonio

Sant Antoni A 3 Km

Sant Antoni de Portmany es el punto de Ibiza más cercano a la península.

Santa Ines

Santa Inés A 5 Km

Santa Agnés de Corona es un pequeño pueblo de agricultores situado en la zona más occidental de la isla.

San Agustin

Sant Agustí A 8 Km

Sant Agustí des Vedrà se encuentra situado entre los núcleos urbanos de Sant Antoni y Sant Josep, perteneciendo a este último municipio pero con zonas urbanas colindantes al núcleo de Sant Antoni.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Cala Salada
Author Rating
51star1star1star1star1star

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies. Puedes rechazarlas y continuar en este sitio sin enviar datos a terceras partes.