Cala Xarraca. Ibiza. Sant Joan.

Cala Xarraca
No hace mucho comentábamos nuestra andanzas por la carretera que conduce a Cala Xarraca, una alejada playa de Ibiza en el municipio de Sant Joan. Sin embargo, no comentamos nuestro acercamiento a la propia Cala Xarraca. Y es que no hay mucha gente que conozca esta playa, ni extranjeros ni residentes. Entre otras cosas porque se encuentra en un extremo especialmente alejado. Un auténtico reducto paradisíaco con una casa de lujo vigilando sus aguas.

Como llegar a Cala Xarraca desde Ibiza.

Lo primero que debe saber si se dispone a visitar Cala Xarraca es que se encuentra a veintiséis kilómetros de Ibiza. Es decir, en la otra punta de la isla. Y para llegar allí desde la ciudad alta, deberá atravesar carreteras y caminos. Pero no se desanime, porque el resultado merecerá la pena.

Debemos dirigirnos por la carretera de Santa Eulalia hasta el cruce de Sant Llorenç (San Lorenzo). A partir de aquí, deberemos seguir hacia el norte en dirección a Sant Joan de Labritja. Desde Sant Joan parten dos carreteras en dirección a la costa. Podemos tomar cualquiera de las dos carreteras, pero nuestro trayecto será más corto si tomamos el desvío que encontraremos antes de entrar en el núcleo urbano de la localidad.
Ahora la carretera se vuelve bastante sinuosa, comenzando el descenso hasta la costa hasta llegar a Cala Xarraca. Es importante destacar que esta playa tiene dos accesos. El primero lo encontraremos justo antes de llegar a Cala Xarraca. Podemos tomar un desvío a la izquierda que nos llevará hasta la bifurcación entre el sendero a Caló de S’Illa, y la entrada a la propia playa. Si ya leyó nuestro artículo sobre el camino de Caló de S’Illa, sabrá a que se expone. Así que le recomendamos que baje cómodamente hasta la playa.

El segundo acceso se encuentra a pocos metros, y conduce por encima de la Casa Cova, hasta una segunda cala, bastante empedrada y mucho menos atractiva. Además, el paso de una cala a otra se hace inviable, por lo que deberá escoger. Y evidentemente, le recomendamos la primera opción.

Que encontraremos en Cala Xarraca. Sant Joan.

Estando en el norte de Ibiza, lo primero que vamos a encontrar en un paisaje verde en Cala Xarraca. Con una playa estrecha, aunque bastante larga, una cornisa protege de los vientos del interior a los bañistas. Bueno, protege o asusta. Porque la zona superior de la cornisa se ha ido degradando hasta formar unas curiosas figuras con forma de estalactita. La arena se asemeja mucho a toda la que encontraremos por la zona norte. Una arena gruesa de un tono rojizo, bastante espesa al caminar.

Otra de las características que hacen de Cala Xarraca un rincón para visitar, son sus salientes rocosos. Levantandose en el agua, estos enormes pedruscos suelen estar frecuentados por aves que descansan bien protegidas. En especial resulta curioso el que surge en el centro de la cala, casi delante de nuestras narices. Un auténtico lujo para los amantes del buceo de superficie.

Pero sin lugar a dudas, si algo llama la atención a todo el que visita Cala Xarraca, es la ya nombrada Casa Cova. Una imponente casa decorada con gigantescos jarrones, con una posición tan privilegiada y envidiable que de lo único que nos alegramos es de no tener que pagar su mantenimiento. Porque el resto, envidia cochina, ya le digo.

Por lo demás destacar que hay un chiringuito en la playa, para los que no tienen ganas de cargar con los refrescos.